La página de la traducción


El alemán


El alemán es una lengua indoeuropea que pertenece al grupo de las lenguas germánicas occidentales. Es una de las lenguas más importantes del mundo, además de la que más hablantes nativos tiene en la Unión Europea.

El alemán se habla principalmente en Alemania, Austria, Liechtenstein, en dos tercios de Suiza, en dos tercios de la provincia del Tirol del Sur en Italia, en los pequeños cantones orientales de Bélgica y en algunos pueblos fronterizos del condado de Jutlandia meridional en Dinamarca.

En Luxemburgo, así como en las regiones francesas de Alsacia y Lorena, las poblaciones nativas hablan dialectos del alemán, algunos incluso dominan el alemán estándar (especialmente en Luxemburgo), aunque en Alsacia y Lorena el francés ha reemplazado en gran parte a los dialectos locales del alemán en los últimos cuarenta años.

Todavía sobreviven ciertas comunidades germanoparlantes en zonas de Rumanía, la República Checa, Hungría y especialmente Rusia, Kazajstán y Polonia, aunque el movimiento masivo de regreso a Alemania en los años 1990 ha hecho decrecer estas poblaciones de manera significativa. Fuera de Europa, las mayores comunidades germanoparlantes se encuentran en los Estados Unidos y en Brasil, países a los que millones de alemanes migraron durante los últimos doscientos años; con todo, la gran mayoría de sus descendientes ya no habla alemán. Pueden encontrarse comunidades germanoparlantes en la antigua colonia alemana de Namibia. En el sur de Chile, al igual que en la Patagonia Argentina, hay una gran comunidad germanoparlante, así como en otros países objeto de emigración alemana como Canadá, México, Islandia, Paraguay, Bolivia, Perú, Venezuela, Tailandia y Australia.

El alemán es la lengua materna de alrededor de cien millones de personas en Europa, el 13,3% de los europeos, siendo así el idioma más hablado de Europa excluida Rusia, por encima del francés (66,5 millones de hablantes en Europa en 2004) y el inglés (64,2 millones de hablantes en Europa en el 2004). El alemán es la tercer lengua más enseñada como lengua extranjera en todo el mundo; la segunda en Europa y la tercera en Estados Unidos (después del español y el francés). El alemán es uno de los idiomas oficiales de la Unión Europea, en donde es el tercer idioma más enseñado como lengua extranjera trás del francés.

Con más de 120 millones de personas hablantes de alemán repartidas  por 38 países del mundo, no sorprende que el uso del idioma varíe. Como el inglés, el alemán no tiene un único centro. Sus centros principales están en: Alemania, Austria y Suiza.



Historia del alemán


Se denomina alemán o alto alemán a los dialectos germánicos que en la temprana Edad Media sufrieron la segunda mutación consonántica germánica (alemánico, bávaro, franconio oriental, franconio medio, franconio renano, franconio del Mosela). Los dialectos germánicos que no sufrieron esta segunda mutación se denominan bajo alemán.

La palabra "deutsch" (alemán, en la Edad Media "teutsch") proviene de la raíz germánica de "pueblo" (thiud-), que denominaba la lengua del pueblo germánico que no hablaba latín. Durante la Edad Media se formaron en Europa central estados de estructuras totalmente distintas, que además hablaban dialectos muy diferenciados. En el siglo XI se ve un primer intento de acercamiento entre los dialectos alemanes. Sin embargo, el paso decisivo lo dio Martín Lutero, con la traducción al alemán de la Biblia en el siglo XVI, cuando trató de superar las barreras de su dialecto. A mediados del siglo XVIII se llegó a un consens relativo.

Hasta principios del siglo XIX, el alemán estándar era casi en su totalidad un idioma escrito. En 1860 se publicaron unas primeras reglas gramaticales y ortográficas (en el manual Duden). Desde 1901 estas reglas forman el estándar de la lengua alemana. No fueron revisadas hasta 1996, momento en el que se publicó la polémica Reforma de la Ortografía del alemán en Alemania, cuya aceptación ha sido bastante moderada, porque a pesar de que corrige bastantes incoherencias de las anteriores reglas, admite algunas formas gráficas dobles e instaura la obligatoriedad de respetar todas las consonantes en los compuestos.

En la actualidad el alemán pertenece a la rama occidental de las lenguas germánicas, dentro de la familia lingüística indoeuropea.



Lenguas vecinas


El alemán forma junto con al holandés, su pariente más próximo, una zona lingüística de gran cohesión y bien definida que se separa de todos sus vecinos por fronteras lingüísticas. Los vecinos son: en el norte el frisón y el danés; en el este el polaco, el sórabo, el checo y el húngaro; en el sur el esloveno, el italiano, el friulano, el ladino y el romanche; y en el oeste el francés. Excepto el frisón, ninguna de estas lenguas es germánica occidental, por esta razón son claramente distintas del alemán y el holandés. Aunque el frisón sea una lengua germánica al igual que el alemán y el holandés, su parecido no es grande.

En cuanto a la distinción entre el alemán y el holandes la situación es más compleja. El holandés forma parte del grupo bajo alemán. Con todo, debido a la separación política entre Alemania y los Países Bajos, los dialectos del bajo alemán de Alemania y de los Países Bajos comenzaron a divergir a lo largo del siglo XX. En ambos países existe una gran cantidad de dialectos que se encuentran al borde de la extinción tras haber sido reemplazados por la lengua estándar. Por esta razón, la frontera lingüística entre el holandés y el alemán es cada vez mayor.



Oficialidad del alemán


El alemán es el único idioma oficial de Alemania, Austria y Liechtenstein, comparte, sin embargo, su estado de idioma oficial en Bélgica (con el francés y el neerlandés), Luxemburgo (con el francés y el luxemburgués), Suiza (con el francés, el italiano y el rético) y en ciertas regiones de Italia (con el italiano).

El alemán también es idioma de importantes minorías en Namibia, Brasil, Francia, Rusia, Kazajstán, Polonia, Hungría, Mexico y de las numerosos descendientes de alemanes en Argentina, Australia y Chile, entre otros.

El idioma alemán fue durante un tiempo la lingua franca en Europa central, septentrional y oriental; hasta que llegó el auge del inglés. El alemán, sin embargo, sigue siendo uno de los idiomas más enseñados en el mundo, y como lengua extranjera en Europa es más popular que el francés. El 38% de los europeos dice poder conversar en alemán (sin contar los nativos).



Variedades de la lengua alemana


- Lengua estándar

Aunque utilizamos el término "alemán" para referirnos a la lengua escrita, en el terreno hablado existe una amplia variedad de dialectos a lo largo y ancho del territorio germanoparlante. El alemán estándar, llamado Hochdeutsch, no se originó a partir de un dialecto concreto, sino se creó a partir de diversos dialectos (sobre todo los centrales y meridionales) en forma de lengua escrita. Desde el siglo XV, el alemán permitía la comunicación escrita entre los diferentes pueblos, en cambio, a la hora de hablar no existía un patrón unificado. El aumento de importancia del teatro en el siglo XIX llevó a los responsables de las compañías a buscar una forma unificada de recitar, una forma que fuera entendida en todo el territorio hizo. Así se creo el "alemán de escenario", que al final se convirtió en la pronunciación estándar del idioma alemán, aunque algunos de sus preceptos no obedecen a razones lingüísticas sino acústicas.

Actualmente, en la mayor parte de las regiones del norte de Alemania, la población ha abandonado sus dialectos y hablan coloquialmente el alemán estándar, siendo los casos más extremos el valle del Ruhr y el Sur del estado de Brandeburgo, en la llamada Sajonia prusiana, donde prácticamente ha desaparecido todo rastro de dialecto. Esto no es así en el Sur de Alemania, Austria ni mucho menos en Suiza, donde el alemán estándar apenas se habla, mas que en ocasiones contadas. En ciertas regiones alemanas, sobre todo en las grandes ciudades, una gran parte de la población unicamente habla el alemán estándar.

El alemán estándar tiene diferencias regionales, especialmente en el vocabulario, aunque también en la pronunciación y gramática. Estas diferencias son mucho menores que las existentes entre los dialectos locales. El alemán se considera una lengua descentralizada, pues las variedades de los tres países germanoparlantes principales son consideradas estándar de igual modo.


- Dialectos

Junto a la lengua alemán estándar coexisten innumerables variedades dialectales. Las variaciones entre los distintos dialectos son enormes; los dialectos del alto alemán y los del bajo alemán son completamente diferentes, de modo que los hablantes del alemán estándar no entienden los dialectos del alemán.

Se pueden dividir los dialectos del alemán entre los dialectos del bajo alemán y los del alto alemán.

La separación entre ambas zonas viene dada por la llamada Línea de Benrath. Una línea que separa las zonas que sufrieron la segunda mutación consonántica germánica de las que no lo hicieron. Esta transformación se produjo alrededor del 500 d.C. en todos los pueblos al sur de esta línea; los dialectos de estos pueblos han dado lugar al alto alemán de la actualidad. Los dialectos de los pueblos situados al norte de esta línea han dado lugar al inglés, neerlandés, frisón y los dialectos del bajo alemán.

Otra segunda línea destacable es la marcada por el río Meno. Al sur de esta línea encontramos la segunda mutación que tuvo lugar en su totalidad (alemán alto u Oberdeutsch), y al norte sólo parcialmente (alemán medio o Mitteldeutsch, de los cuales se deriva el alemán estándar).

El grupo Alto/Medio Alemán se divide en los siguientes dialectos:

• El bávaro o Austrobávaro, que se extiende por el territorio de la Baviera Antigua, la mayor parte de Austria con la excepción del Vorarlberg, así como la región italiana del Tirol Meridional.

• El fráncico renano, considerado como un área de transición entre el Alto y el Bajo Alemán y donde existe una gran dispersión de isoglogsas.

• El fráncico del Mosela. Se habla en el Sur de Renania (Tréveris) y en Luxemburgo y forma la base de la lengua estándar luxemburguesa.

• El francón, hablado en Franconia (zona septentrional de Baviera). Su dominio lingüístico comprende las ciudades de Würzburg, Núremberg y Bayreuth. Es la lengua que empleó Hans Sachs en su obra y en el siglo XVI era muy próxima lingüísticamente a los dialectos de la Alta Sajonia.

• El alto sajón, hablado fundamentalmente en el estado de Sajonia, así como en el Sur de Brandeburgo. Hoy está considerado como un dialecto cómico, sin embargo, en el siglo XVIII formaba el paradigma del alemán estándar. La lengua de la cancillería de Leipzig fue utilizada por Lutero en su traducción de la Biblia y se usa como base del alemán normativo.

• El alamánico, hablado en casi todo Baden-Würtemberg (con excepción de su franja septentrional), Alsacia, Suiza, la Suabia Bávara, Liechtenstein y el Vorarlberg. Se trata de la lengua empleada por Wolfram von Eschenbach, Walther von der Vogelweide y otros trovadores del medievo alemán, así como por autores posteriores como Sebastian Brant (autor de la Nave de los Locos). Durante varios siglos persistió en este dominio lingüístico una variedad estándar propia, que fue sustituida gradualmente por el alemán moderno en los siglos XVII y XVIII.

Por su parte, el grupo bajo alemán se divide en las siguientes modalidades lingüísticas:

• El bajo sajón o bajo alemán propiamente dicho, que se habla en toda la zona sur de Alemania, así como en el Nordeste de Holanda.

• El bajo fráncico (Niederfränkisch), cuyo dominio lingüístico se extiende gran parte de los Países Bajos, Flandes, así como las comarcas renanas (Kleve, Emmerich) que lindan con dichos países. El dialecto de Holanda y Zelanda, el holandés, se convirtió en el siglo XVII en la lengua estándar de estos territorios.


- El alemán suizo

En el caso de los dialectos de alemán suizo existen diversas modalidades dependiendo de la región geográfica. Así existe por ejemplo el Züridütsch (alemán suizo de Zúrich), Bärndütsch (de Berna), Urnerdüütsch (de Uri), Luzärnerdütsch, (de Lucerna), Baseldiitsch (de Basilea), Sanggallerdüütsch (de Sankt Gallen), Wallisertiitsch (del Valais).

En todos estos casos se trata de dialectos hablados. El habla de los suizos es por lo tanto dialectal, sin embargo, escriben en alemán estándar. Aunque existe una tendencia minoritaria que trata de reflejar el habla dialectal en ediciones escritas (generalmente en emails, sms). En algunos casos, los dialectos suizos difieren considerablemente los unos de los otros, tal y como se puede observar en el siguiente



La gramática del alemán


El alemán es una lengua flexiva, pero a diferencia del latín, la inflexión no sólo afecta al final de la palabra, sino también a su raíz, lo cual hace la declinación y la conjugación algo más compleja.

Seguramente sea la declinación lo que da al alemán fama de idioma difícil.



Hablantes del alemán en el mundo:


Alemania (idioma oficial) 82,300.000, Austria (idioma oficial) 8,100.000, Suiza (idioma cooficial) 4,900.000, Liechtenstein (idioma oficial) 30.000, Luxemburgo (idioma cooficial) 9.200.


Brasil 1,900.000, Estados Unidos 1,382.613, Francia 1.200.000 (Alsacia y Lorena), Rusia 896.000, Rumania 500.000, Kazajistán 359.000, Argentina 300.000, Chile 150.000 a 200.000, Polonia 173.000, Australia 150.000, Paraguay 150.000 alemanes, 50.000 Mennonitas, 250.000 alemanes de Brasil, Bélgica 112.000, Kirguizistán 101.057, Hungría 100.000, Chequia 100.000, Sudáfrica 100.000, México 80.000, Uzbekistán 40.000, Ecuador 32.000, Namibia 30.000, Uruguay 28.000, Dinamarca 23.000, Eslovenia 20.000, Eslovaquia 10.000, Moldavia 7.000, Puerto Rico 1.453, Emiratos Árabes Unidos 1.300.